Reconocimiento internacional para la auditoría médica

  •  por Prensa del Subte [FL]
  •  Publicado el 8 de enero
  •  

El trabajo de la auditoría médica, conformada por el equipo médico de AGTSyP, gano el primer premio y fue reconocida internacionalmente en el 51° Congreso Argentino de Medicina Respiratoria que de hizo en noviembre

El trabajo de la auditoría médica, conformada por el equipo médico de AGTSyP, gano el primer premio y fue reconocida internacionalmente en el 51° Congreso Argentino de Medicina Respiratoria que de hizo en noviembre. El trabajo premiado es la investigación basada en la vigilancia médica por exposición al asbesto de los trabajadores del subte.

Con la confirmación de asbesto en las formaciones CAF 5000 que fueron comprados a Madrid por el Gobierno de la Ciudad entran al Relevamiento de Agentes de Riesgo (RAR) los primeros compañeros. Fueron 120 trabajadores de Taller Rancagua y Taller Urquiza que hacían el mantenimiento de los CAF 5000. Ante esta evaluación médica, la ART de Galeno, presentó placas radiológicas que habían realizado en años anteriores. En estas no se observaba patologías visibles porque estaban en blanco. No fueron hechas con la técnica y calidad necesaria. Los médicos concluyeron que no se podía diagnosticar con placas “veladas”.

Durante años ART Galeno, que era la prestadora en ese momento, diagnosticó irresponsablemente a compañeros en base a esas placas ilegibles como “sin patologías”. Lo que representó una falsa realidad sobre la salud de los trabajadores.

La propuesta de la Secretaria de Salud Laboral

Ante esta situación se recomendó que se realicen Tomografías de Alta Resolución (TAC) a todos los compañeros de los talleres Rancagua y Urquiza. Estas imágenes fueron las primeras que evaluarían en la Auditoria Médica y que tras meses de discusión para establecer criterios de evaluación, empiezan a aparecer los primeros hallazgos derivados de la exposición al asbesto. El resultado de este primer barrido de estudios tuvo noticias terribles ya que se comprobó lo que se venía advirtiendo en todas las entidades oficiales desde febrero del 2018. Teníamos los nombres de compañeros de toda la vida con evidencia comprobada de la exposición a este material cancerígeno. Ya estaba reconocido oficialmente.

En el año 2019 con la intervención de la Defensoría del Pueblo de CABA y tras haber atravesado cinco reuniones muy complicadas, el defensor del Pueblo articula con SBASE, Galeno ART, la SRT, la DGPDT, los sindicatos del Subte y la empresa (en ese momento Metrovías, hoy Emova) para avanzar en la realización de estudios médicos confiables. En estas reuniones en la que también participaban nuestros compañeros y delegados, la ART Galeno propone poner a disposición el Hospital Británico. Por la alta calidad tecnológica de los instrumentos del área de neumología que esa institución tenía y que es necesaria para este tipo de estudios.

De esta manera, hoy pudimos establecer para los trabajadores del Subte los pasos claros para la correcta evaluación y así alcanzar el objetivo que nos habíamos propuesto desde que comenzamos a realizar las primeras denuncias: conocer el verdadero estado de la salud de cada uno de nuestros compañeros a través de los informes de los diagnósticos realizados bajo los más altos estándares de calidad.

Estudios de calidad para nuestros compañeros

Hoy gracias al esfuerzo y la articulación de las secretarias de componen la AGTSYP contamos con un protocolo de vigilancia médica de una calidad que antes de la intervención de nuestro sindicato no existía. Debido a esta vigilancia que se realiza desde hace cuatro años se comenzó a trabajar en un análisis estadístico de la salud de los compañeros del Subte con una precisión antes desconocida en la argentina.

Desde la perspectiva de la salud laboral entendemos que debemos defender la mejor calidad de cuidados para todos los compañeros del subte, siempre con el foco puesto en la prevención y en mejorar las condiciones de trabajo. Con este criterio hemos conseguido que estos estudios sean realizados en una reconocida institución y que sean “auditados’’ por neumólogos formados en la búsqueda de reacciones, patologías y enfermedades relacionadas a la exposición a este mineral.