Fuente: Gestión Sindical

Metrodelegados van por una ley para eliminar el asbesto de subtes, hospitales y escuelas

El gremio de los Metrodelegados elaboró el proyecto que busca eliminar el material cancerígeno. Será presentado esta semana en Diputados por Daniel Gollán, ex ministro de Salud nacional.

Año 2017. Madrid, España. Se conoce el caso del primer enfermo por asbesto, el mineral presente en subtes para aislar el calor, la electricidad y el sonido. Tan solo un año después se hizo la primera denuncia en Argentina y desde ese momento, los Metrodelegados, y trabajadores de subtes en general, buscan la eliminación total del material.

En un nuevo intento y tras la falta de acuerdo con la empresa concesionaria Emova y la estatal SBASE, Metrodelegados elaboró un proyecto para de ley para crear un plan nacional de retiro del asbesto en los lugares de trabajo, que presentará en las próximas horas el diputado nacional de Unión por la Patria Daniel Gollán.

El proyecto de la Asosiación Gremial de Subtes y Premetro (AGTSyP) busca crear el denominado Sistema Federal de Gestión del Asbesto Instalado. La principal tarea de este espacio consistirá en hacer un “mapeo a nivel federal” de materiales contaminados y potencialmente peligrosos. En ese sentido, los especialistas sostienen que el mineral no solo se encuentra presente en subtes, sino también en hospitales y escuelas.

Detalles del proyecto

Según lo que se conoció del proyecto, se establece que se deberá “evaluar el riesgo de los lugares contaminados estableciendo la prioridad en la necesidad de tomar medidas para su adecuada eliminación”, además de “promover la divulgación al público en general sobre los riesgos de la exposición al asbesto mediante campañas de información”.

Además, el sistema gestionará “el otorgamiento de ayuda financiera mediante subvenciones del Estado o desgravaciones fiscales impositivas durante las actividades de búsqueda, identificación y retiro seguro de materiales con asbesto deteriorado, en sitios denominados prioritarios”.

Una vez detectados los focos, se procederá a elaborar, previa consulta a las jurisdicciones, “el Plan Marco de Gestión de Asbesto Instalado que contendrá el diagnóstico de la situación, la estrategia general y las alternativas de solución propuestas para su eliminación en el territorio nacional”.

La propuesta de los Metrodelegados propone que los ministerios de Salud, Trabajo Empleo y Seguridad Social y Ambiente y Desarrollo Sustentable como autoridades de aplicación, que tendrán a su cargo realizar “un registro nacional, de orden público, único y compartido, que permita conocer la ubicación, cantidad y estado del asbesto instalado, y elaborar políticas en la materia”.

También se propone elaborar “un sistema electrónico de información que permita la interoperabilidad con los sistemas disponibles en las distintas jurisdicciones”, que entre otras cosas garantice “la confidencialidad de los datos”.

En base a ese sistema proponen la elaboración del “Plan Marco de Gestión de Asbesto Instalado que contendrá: el diagnóstico de la situación, la estrategia general y las alternativas de solución propuestas para su eliminación en el territorio nacional”. Además, se buscará crear un listado de potenciales trabajadores y víctimas en general a la exposición de asbesto.

El proyecto fue elaborado por técnicos de AGTSyP y cuenta con el apoyo de varios diputados del bloque oficialista.

El apoyo de Metrodelegados a Massa

El candidato de Unión por la Patria, Sergio Massa, sumó un nuevo apoyo en el mundo sindical, en este caso el de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro, los popularmente conocidos Metrodelegados. Llamaron a votar al ministro de Economía nacional en el balotaje que se celebrará el 19 de noviembre, ante la avanzada de Javier Milei y su «reivindicación del genocidio» de la última dictadura.

Bajo el título, «No es momento de tibieza», el comunicado del gremio afirma: «Nos encontramos ante un momento histórico, un punto bisagra en el que se juega nuestro futuro. Es por eso que como trabajadores y militantes tenemos la obligación política y moral de fijar una posición de cara al balotaje».

Y cierra: «No nos da lo mismo votar a Milei, a Massa, o votar en blanco cuando lo que está en pugna son nuestros derechos, nuestra educación, nuestra jubilación, y tantas otras cosas más».


Ver en línea : Gestión Sindical