La línea C de subte reabrirá el lunes con un nuevo sistema de señales

La línea C, que estuvo cerrada por obras de modernización en el sistema de señales, volverá a funcionar el lunes 3 de febrero. Además se aprovechó el cierre para realizar la puesta en valor de la estación Retiro

El próximo lunes reabrirá la línea C de subtes que fue cerrada el 18 de enero para modernizar el sistema de señales, que brindará una mejor frecuencia en el servicio que une Retiro con Constitución y más medidas de seguridad para los pasajeros, ya que se instaló un sistema de regulación de velocidad que no permitirá que las formaciones superen la velocidad máxima fijada.

Durante una recorrida con periodistas, encabezada por el jefe de gabinete de la Ciudad, Felipe Miguel, Eduardo De Montmollin, presidente de Subterráneos de Buenos Aires (Sbase), dijo: "La línea H (Facultad de Derecho-Hospitales) es la única que tenía el sistema de señales nuevo y funciona como un reloj, con precisión y regularidad", y adelantó que la línea D (Congreso de Tucumán-Catedral) lo incorporará a mediados de 2022.

Jorge Almaraz, ingeniero y director de operaciones de Sbase, explicó que el sistema de señales que funcionó hasta ahora en la línea C tiene más de 80 años y tenía entre 10 y 20 fallas por mes que generaban demoras e interrupciones. "La línea H, que tiene el sistema nuevo, solo tuvo tres fallas en diez años", señaló.

Los sistemas de señales son los que permiten visualizar la posición de los coches e indicar al conductor si el tramo siguiente de vía está libre. Lo que se hizo en la línea C fue reemplazar el sistema de señales anterior, que era mecánico, por el nuevo, que es magnético.

Miguel planteó: "Es una obra de transformación muy importante, sobre todo en términos de señalización. Con esto podremos mejorar la regularidad, que impacta directamente en la calidad del servicio, beneficiando a los pasajeros que día a día usan el transporte público".

De Montmollin amplió que el sistema queda preparado para poder agregar más trenes, porque al mejorar la frecuencia pueden circular uno más cerca de otro. "Podrían circular trenes con 30 metros de distancia y, si se agregaran más formaciones, se podría aprovechar esta potencialidad", añadió.

La línea C será monitoreada desde el Puesto Central de Operaciones, junto con las demás líneas (exceptuando la H). "Cuando tenían que mover trenes de una línea a otra se hacía por teléfono, ahora todo se hace desde el mismo puesto de control", explicó De Montmollin.

Junto con la modernización de las señales también se instaló el sistema Próximo Subte que, a diferencia de otras líneas, en la C permitirá visualizar no solamenteo en cuánto tiempo viene el siguiente tren, sino también las formaciones siguientes.

Durante las dos semanas en que estuvo suspendido al público el servicio, se realizaron tareas de potencia y la puesta en valor de la estación terminal de Retiro, que incluyó la colocación de un ascensor para conectar la vía pública con el andén, el cambio de pisos y cielorrasos, nueva pintura, iluminación LED y mejora de los frentes de locales comerciales y de la boletería.


Ver en línea : La Nación