Fuente: La Vanguardia

[España] El metro de Barcelona identifica 293 toneladas de materiales con amianto

TMB tiene previsto retirarlos en un plazo de tres años.

La red del metro de Barcelona tiene un total de 293,4 toneladas de materiales de construcción con amianto, según el inventario de elementos de fibrocemento que ha finalizado la compañía Transports Metropolitans de Barcelona (TMB), que tiene previsto retirarlos en un plazo de tres años.

Según ha informado TMB, la elaboración de este inventario es el paso previo para ejecutar el plan de retirada, que se llevará a cabo hasta 2022 con un presupuesto de unos cinco millones de euros.

La compañía ha recordado que desde 2006 ya ha retirado 108,7 toneladas de planchas, paneles y tubos con amianto.

La empresa contrató en 2017 la elaboración de este inventario exhaustivo de elementos con amianto para planificar su retirada siguiendo un orden de prioridades y adelantarse así a su posible degradación.

Los materiales de fibrocemento con amianto se han encontrado en 834 localizaciones, la mayoría de las cuales (422) corresponden a planchas y paneles que suman 22.755 metros cuadrados de superficie.

También se han hallado 7.768 metros lineales de tubos y canales en 240 lugares, y otros elementos en 172 puntos más.

Según datos del Instituto de Estudios de la Seguridad recogidos por el Consejo de Relaciones Laborales de la Generalitat en un informe reciente, "las cantidades de fibrocemento presentes aún en Cataluña, a principios de 2017, se estimaban en 4.074.739 toneladas", por lo que la presencia de este material en instalaciones y dependencias del metro de Barcelona representa el 0,007 % del total.

El fibrocemento es un material compuesto de cemento y fibras de amianto utilizado de manera generalizada en la construcción de edificios y dependencias en la segunda mitad del siglo XX, y no desprende fibras si no se manipula, por lo que no conlleva peligro para las personas.

TMB ha informado de que ha licitado ya los trabajos para rehabilitar la cubierta del taller de material móvil de metro en la Sagrera, que incluye unos 3.000 metros cuadrados de planchas de fibrocemento, y prevé que se puedan ejecutar en 2020 "con las máximas garantías para las personas que trabajan y viven en el entorno".

"Todas estas actuaciones se enmarcan en la voluntad de TMB de tratar de manera responsable y diligente la problemática del amianto presente en la red de metro, y de poner los recursos necesarios para dar la mejor respuesta, que debe ser la eliminación o neutralización de todos los materiales con contenido de amianto en el plazo más breve posible", ha destacado un portavoz de la compañía.

En este sentido, ha recordado que hasta ahora han invertido unos 8 millones de euros en más de 40 contratos a empresas de construcción, material ferroviario, salud laboral, análisis de laboratorio, consultoría, sin contar el coste de la sustitución anticipada de los 42 trenes más antiguos, licitados con un precio inicial de 447 millones de euros.

En cuanto al programa de vigilancia de la salud del personal de metro potencialmente expuesto a fibras de amianto, hasta el 20 de junio, de las 1.064 personas convocadas a visita médica la han pasado 928, lo que equivale al 87,2 %.

En estas revisiones médicas, se han diagnosticado 26 casos de manifestaciones pleurales: 23 casos de engrosamientos pleurales, 2 de placas pleurales no calcificadas y 1 de placa pleural calcificada.

Según TMB, ninguna de estas afecciones puede considerarse una patología grave y no ha requerido tratamiento médico, solo un control médico más frecuente dentro del programa de vigilancia.

Además, una persona no incluida en este grupo de 26 continúa en situación de incapacidad temporal en período de observación por posible enfermedad profesional, y se espera el resultado de las pruebas y estudios para hacer el diagnóstico definitivo.


Ver en línea : La Vanguardia