La organización del paro del #8M

El próximo 8 de marzo se llevará adelante un nuevo Paro Internacional de Mujeres, lesbianas, travestis y trans, expresión de un movimiento feminista que crece y se multiplica.

“Si nuestras vidas no valen, produzcan sin nosotras”, es otra vez el lema de la huelga que se extiende por todo el mundo con el grito de ¡ Ni Una Menos, Vivas Nos Queremos !

Paramos por nuestro derecho a vivir libres de violencias. Contra la expresión más brutal y extrema del machismo: el femicidio. Pero también para interpelar un entramado de desigualdades estructurales y cotidianas sobre los que se sostienen éstas violencias.

Entendemos que el trabajo es uno de los ejes fundamentales en un contexto de profundo retroceso de derechos para los sectores populares y la clase trabajadora. Llevando a las calles nuestras reivindicaciones como trabajadoras organizadas y sindicalizadas, en solidaridad con las mujeres en lucha que vienen protagonizando la resistencia a los despidos, contra la reforma laboral y exigiendo la derogación de la reforma previsional promovida por el gobierno nacional. Nos pronunciamos contra todas las formas de criminalización que provienen del Estado, el aparato represivo y la violencia institucional.

Alzamos la voz contra la precarización sobre nuestras vidas y nuestros trabajos- el remunerado y el no remunerado- . Porque TODAS SOMOS TRABAJADORAS!
Levantando también nuestras propias demandas:

  • Por igualdad de oportunidades sin discriminación por género: Exigir a Metrovias se garantice a las trabajadoras el acceso igualitario a todos los sectores de trabajo
    (Limpieza turno noche/instalaciones fijas/material rodante)
  • Licencias parentales universales e equitativas. Redistribución igualitaria de las tareas de cuidado.
  • Cupo laboral Trans.

Durante los próximos días estaremos promoviendo acciones y difundiendo material en los diferentes sectores tendientes a construir colectivamente el Paro Internacional de Mujeres.

Tras finalizar nuestro encuentro, participamos de la tercera asamblea camino al Paro Internacional De Mujeres, en el galpón del predio vecino a la estación Federico Lacroze del ferrocarril Urquiza.

Una inmensa marea feminista que crece semana a semana, diversidad de voces, que se enriquecen en la horizontalidad y pluralidad.

Antes de que comenzara a circular la palabra, las trabajadoras organizadas de la CTA y la Corriente Federal con la intervención de las compañera Secretaria de Género e Igualdad de Oportunidades de la CTA, Estela Díaz, y la Secretaria General de SITRAJU CABA, Vanesa Siley -referente de las Mujeres Sindicalistas-, ratificaron la activa adhesión y construcción al Paro de las Mujeres. A su vez convocaron a la Marcha del 21F planteando la necesaria unidad en la calles contra el neoliberalismo, como continuidad de la lucha al #8M.

Cada asamblea comienza con la intervención de compañeras despedidas y en conflicto, ésta vez en primer término tomaron la palabra las mujeres de Río Turbio, las compañeras despedidas de la Gerencia de Soporte Social en la Villa 31, las despedidas del INTI –que son un 42% del total de la cesantías–, las despedidas de la Casa de la Moneda y las despedidas en el Ministerio de Defensa en donde muchas ponían en práctica las destituciones de militares denunciados, las ferroviarias que luchan por la reincorporación de una trabajadora que por ser violentada por su pareja faltó demasiadas veces al trabajo.

El viernes que viene se dará comienzo al trabajo cuatro comisiones: Documento, Logística, Seguridad/Salud y Comunicación.

El #8M nos volverá a encontrar juntas, organizadas y multiplicadas, poniendo la voz y el cuerpo en la calle, en el barrio, en nuestros trabajos y en cada casa.

¡El 8M PARAMOS, nosotras paramos!

VIVAS, LIBRES Y CON TRABAJO NOS QUEREMOS!